¿Qué tanto puede hacer
un A.T.?

Por Hoover Cardona Quintero

¿Qué tanto puede hacer
un A.T.?

Desde que nacimos, o desde antes, hemos tenido infinidad de experiencias, vivencias, sensaciones, y éstas son la base para formar juicios (idea desarrollada a partir de Freud). Por tanto, nos hemos formado una multiplicidad de juicios sobre objetos, personas, relaciones, y un largo etcétera. La mayoría de nosotros se ha formado el juicio que dice “la luz superior del semáforo es roja”, pero el daltónico no tiene las mismas sensaciones, y por tanto, ¿qué juicio se hace de la misma luz? Es claro que su juicio varía de acuerdo con su sensación.

No podemos formarnos un juicio eficaz si no tenemos las experiencias, las vivencias y las sensaciones que le den base al mismo. Cuando faltan las experiencias correspondientes, algo puede ser reproducido pero no podrán desde ahí desprenderse caminos de pensar; es decir, no pueden establecerse juicios eficaces que den lugar a una práctica. He ahí lo que puede brindar un AT a su acompañado: experiencias. Puede crear situaciones en las cuales el acompañado puede tener las sensaciones, las vivencias, las experiencias que haría falta para que pueda formarse un juicio más eficaz y para que tenga un progreso terapéutico. Fácilmente se puede deducir que se trata de facilitar experiencias que, para el acompañado, son nuevas. Esto advierte de la posibilidad de que el acompañado sólo tenga experiencias viejas, repetidas, con su AT, y por tanto éste debe desarrollar la habilidad para brindar las nuevas que se requieren.

No podemos estar sin crear situaciones donde el acompañado tenga Vivencias, Experiencias, Sensaciones (VES). Necesariamente va a tenerlas cuando está con nosotros. Tenemos experiencias todo el día. El acompañando tendrá experiencias con el AT todo el tiempo que esté con el mismo, desde que lo ve llegar hasta que ve que se va, incluso antes del saludo ya lo ve, y ya experimenta o vivencia algo. Cualquier experiencia que tenga con el AT que no sea coherente con las demás influirá en el proceso. Por ejemplo, si está chequeando el celular constantemente mientras está con el acompañado, es una experiencia para éste. ¿Qué experimenta? Probablemente no es una experiencia que le permita juzgar que su acompañante lo valora.

Esto puede parecer obvio o no, pero mirar el celular, chatear, responderle cualquier cosa al acompañado porque supuestamente no entiende –en el caso de discapacidades cognitivas-, llevarlo para hacer gestiones personales del acompañante, etc., generan experiencias en el acompañado que minan el efecto terapéutico de las actividades que se realicen con él. ¿Cuántas veces observamos que los acompañados no progresan terapéuticamente?

Todas esas experiencias que van en contra de la terapia le indican al acompañado que el A.T. no le está dando lugar; que no le apuesta. Es decir, es importante considerar que la posición del A.T. con respecto al acompañado, más que las técnicas, es lo significativo en el acompañamiento, para que éste sea terapéutico. ¿Le apuesto a mi acompañado? ¿Lo que hago en el acompañamiento es coherente con esa apuesta?

Por tanto, el acompañante terapéutico puede hacer mucho más de lo que usualmente hace si constantemente observa todas las experiencias que provoca en el acompañado. Y mucho más, si crea las situaciones que provocan las VES que le servirán al acompañado para hacer nuevos juicios, y que sean eficaces para que él pueda hacer más con su vida. Por esto, conviene que desarrolle la habilidad para provocarlas.
 

Hoover Cardona Quintero

Hoover Cardona Quintero

Psicólogo de la Universidad del Valle (Cali-Colombia), y Magister en Psicoanálisis de la Universidad Argentina John F. Kennedy. Ha sido docente de Psicología de la Discapacidad en la Fundación Universitaria María Cano de Cali, y en la Corporación Educativa Omega de la misma ciudad ha realizado docencia en Orientación Familiar y del Individuo.

También fue docente de la cátedra de Proyecto de Vida en diferentes programas del gobierno de Colombia dirigidos a población vulnerable. Cuenta con amplia experiencia en el tratamiento de las adicciones, además de realizar acompañamiento terapéutico a pacientes con diferentes diagnósticos.   

Horario de atención:
Lunes, martes y viernes 8 a 16 hrs.
Miércoles y jueves 11 a 19 hrs.

 Contacto

Av. Córdoba 1324, CABA, Argentina