La importancia de las emociones en el proceso de aprendizaje

Por Lic. Tamara Velares

La importancia de las emociones en el proceso de aprendizaje

En este período de aislamiento, muchos padres nos expresan preocupados sobre los cambios de humor, irritabilidad o dispersión en sus hijos/as. Manifestando que dichas emociones dificultan a la hora de llevar a cabo las actividades escolares.

Es comprensible que, en este período de aislamiento, en donde se vio tan afectadas nuestras rutinas, formas habituales de estudio o trabajo sumado al encierro, comiencen a emerger diferentes sentimientos de malestar ocasionados por algo que apareció de forma impredecible y que ha alterado nuestro ritmo de vida.

Esta es una situación que afecta a los niños y adultos por igual. Es por ello, que la expresión y el manejo de las emociones, son muy importantes tanto para la confrontación de situaciones de conflicto como así también para el desarrollo personal y social.

Creemos que es de fundamental importancia, poder ofrecer un espacio a los padres para que puedan expresar y reconocer las emociones que ellos mismos vivencian. Puesto, que veremos a continuación, que la forma en que tramitan las situaciones de malestar los adultos están íntimamente relacionados con las habilidades que los niños/as puede desarrollar para afrontar distintas situaciones de la vida.

Durante mucho tiempo los modelos educativos han abordado el proceso de aprendizaje enfocándose en su aspecto cognitivo. Fue a partir del surgimiento del constructivismo y de la noción de inteligencias múltiples que dichos modelos fueron cuestionados, generando una revolución en las teorías de la educación y dando lugar al concepto de las emociones y la importancia de éstas en los procesos de aprendizaje.

Daniel Goleman, es uno de los autores más importantes que ha teorizado sobre la llamada Inteligencia emocional. Hace referencia a ella, cómo la capacidad para reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de motivar y motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones.

Según su modelo, la inteligencia emocional está conformado por 4 dimensiones:

✓ Conocimiento de uno mismo: se enfoca en el autoconocimiento emocional, aprendiendo a atender, reconocer y expresar nuestros propios sentimientos y emociones.
✓ La autoregulación: se centra en el manejo beneficioso de las emociones.
✓ Conciencia social: lo relaciona con la empatía y la conciencia social.
✓ Regulaciones de las relaciones interpersonales: abarca la resolución de conflictos y el trabajo en equipo.

En el ámbito educativo se observa cómo en los niños/as y jóvenes, su capacidad emocional afecta profundamente su capacidad para escuchar, comunicarse, comprender o resolver problemas.

El reconocimiento y manejo de las emociones ayudarán a que el niño/a o joven pueda resolver situaciones que se pueden presentar con otras personas. Ayudará también a tener una mejor comprensión de los contenidos escolares, ya que podrán cambiar su actitud frente a las consignas o problemas presentados, manejando de un mejor modo la frustración o el enojo.

El desarrollo de dichas habilidades para los niños/as comienza en el seno familiar. No sólo a través de lo que los padres dicen o hacen directamente a los niños, sino también en los modelos que ofrecen a la hora de manejar sus propios sentimientos (Goleman).

Es por ello, que es muy importante que los adultos tomemos conciencia de cómo manejamos nuestras propias emociones, ya que somos un modelo para el accionar en los niños. Seguramente si reaccionamos a las situaciones que nos frustran con enojo o de forma impulsiva, esta conducta sea repetida por el niño/a en situaciones similares.

Puede resultar beneficioso, si al momento de realizar alguna actividad escolar, podemos acompañar al niño escuchándolo y dándole lugar a que pueda expresar y poner en palabras, sobre qué es lo que siente frente a dicha situación, si le genera miedo, ansiedad, enojo etc.

Seguramente, la expresión de dichas emociones posibilite su reconocimiento y un mejor manejo de ellas, evitando así que las mismas afecten su capacidad de atención o resolución y que de ese modo pueda darse lugar a un aprendizaje más profundo y adecuado.

La emoción es un aspecto fundamental en los seres humanos, por lo tanto, interviene en las distintas áreas de la vida de las personas. La educación no es ajena a esta influencia. La enseñanza del manejo de las emociones en el ámbito educativo se vuelve una herramienta necesaria no solo para el aprendizaje escolar, sino para enfrentar los desafíos diarios.

Se hace imprescindible la enseñanza de regulación de emociones y de autoconocimiento para generar estrategias de confrontación frente a cualquier problema que se presente. Y aquí los padres y educadores tienen un papel fundamental en la transmisión de dichos modelos.

Lic. Tamara Velares

Tamara Velares

Es Psicóloga recibida en la Universidad de Buenos Aires. Realizo posgrado de Especialización en Clínica de Adultos en Centro Dos, Asociación Civil para la asistencia y docencia en psicoanálisis y se formó como Acompañante Psicoterapéutico en A-compañar, Institución dedicada a la asistencia, formación e investigación en salud mental.

Ha realizado diversos cursos y seminarios relacionados con la clínica psicoanalítica con niños y adolescentes, discapacidad y abordaje de patologías graves. Así como participó del equipo del área de Salud Mental del Hospital Gandulfo, ampliando su formación en el ámbito público en la atención de población Infanto-juvenil.

Ha participado también como pasante en el Programa de extensión Universitaria de la Facultad de Psicología (UBA) "Aportes de la Psicología Evolutiva al trabajo con niños en situación de riesgo social en la “Fundación Social”, Barrio La Boca.

En sus años de formación trabajó como acompañante terapéutica y maestra integradora. Actualmente trabaja como psicóloga en el área clínica en la atención de pacientes niños, adolescentes y adultos. Y es directora de la Institución En-causar Psi, en donde se desempeñó inicialmente como coordinadora y supervisora de acompañamientos terapéuticos domiciliarios y educativos.

Horario de atención:
Lunes, martes y viernes 8 a 16 hrs.
Miércoles y jueves 11 a 19 hrs.

 Contacto

Av. Córdoba 1324, CABA, Argentina